Consejos para conservar el vino

Consejos para conservar el vino en buen estado

El vino podemos conservarlo en casa habilitando un lugar con las condiciones deseadas pero es difícil que se den las condiciones inmejorables que tiene una bodega dedicada a ello.

Debe conservarse en un lugar oscuro porque la luz afecta a los vinos sobre todo a los blancos, rosados y espumosos. Los oxida prematuramente.

También afecta a la conservación de la etiqueta que si lo queremos como inversión se debe tener en cuenta.

  1. La temperatura tiene que ser constante evitando los cambios repentinos y bruscos. El rango aproximado de conservación puede ser entre 8 y 14ºC dependiendo del tipo de vino. No debemos almacenar las botellas en un lugar donde al cabo del día la variación de temperatura sea considerable, las variaciones se deben dar por el cambio de estación y mantenerlas estables y dentro del rango de temperatura según los vinos.
  2. Importante que el lugar este ventilado se realiza para evitar olor a moho y humedad. La ventilación debe eliminar los olores y garantizar que la humedad no aumente por encima del valor óptimo. Si se da un exceso de humedad lo hongos se reproducen atacando el corcho del vino y pudiendo estropearlo se llegan al vino.
  3. No debe haber vibraciones, cuanto mas envejecimiento tenga el vino menos hay que mover la botella.
  4. Lugar húmedo, contribuye a la buena conservación del corcho que es el encargado de seguir oxigenando el vino. Un exceso de humedad puede estropear el corcho. El grado de humedad relativa del aire debe ser como máximo hasta 80%, para mantener el corcho ni seco ni muy húmedo.
  5. Las botellas tienen que descansar en posición horizontal y a ser posible la etiqueta hacia arriba para que cuando se vaya a degustar ese vino se vean los posos y se decante. Esta posición es para que el tapón se humedezca, evitando que se encoja el tapón y haya fugas o entrada de oxigeno excesiva. Los vinos con tapón de plástico no hay que tumbarlos.

 

Los mejores lugares para conservar el vino por cumplir de forma más completa los puntos anteriores son las bodegas subterráneas.

 

Hay armarios acondicionados para conservar los vinos en la vivienda en caso de no tener una zona propicia para ello.

 

Las vinoteras mantienen las condiciones de temperatura y humedad estables, solo queda buscarles un lugar oscuro y vigilar que el motor de enfriamiento de la vinotera no transmita mucha vibración a las botellas.

 

No todos lo vinos se deben conservar durante largo tiempo con el fin de que reposen y mejore su envejecimiento. Los vinos jóvenes no deben almacenarse durante mucho tiempo debido a que hay que consumirlos en el año, lo mismo que los vinos blancos.

Los crianzas se deben tomar en los 5 años siguientes a su vendimia.

Los reservas y gran reserva entre los 10 y 15 años siguientes.

Es cierto que los grandes vinos en buenas condiciones de conservación y por la calidad del corcho se llegan a conservar durante décadas sin perder sus propiedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *